COCHES Y PERSONAS

TwitterFacebookGoogle PlusLinkedin

Cómo limpiar una moto a fondo: trucos y consejos

Iván Solera, experto en Motor

A todos nos gusta, aunque sea una moto de segunda mano, llevarla limpia, pero es cierto que resulta más complicado lavar una moto que un coche y, te guste o no, hay que realizar parte del trabajo a mano. Por desgracia todavía no hay túneles de lavado para estos vehículos, pero con esta pequeña guía y un poco de voluntad, aprenderás cómo limpiar una moto con poco esfuerzo.

Cómo limpiar una moto: organización previa

Antes de ponernos manos a la obra debemos organizar la jugada y hacernos con productos de limpieza para motos y material para lograr un buen resultado. ¿Vas a lavar la moto en un lavado con mangueras a presión o tienes un sitio para lavarla a mano? La primera opción es más rápida, la segunda es más laboriosa, pero conseguirás mejores resultados. Así que describimos el lavado a mano y, si optas por las mangueras de presión, sólo tienes que eliminar puntos del proceso. Eso sí, mucho ojo con el agua a presión. Ahí va uno de esos trucos en motos a la hora de dejarlas relucientes: no la proyectes muy cerca que puedes estropear la pintura, arrancar adhesivos y hasta estropear zonas lubricadas si llega a penetrar el agua.

Productos de limpieza para motos

Cómo lavar una moto: materiales y productos de limpieza para motos  necesarios

• Jabón específico para limpieza de motos o coches. No uses lavavajillas porque estropea la pintura.
• Esponja para el lavado. Cuanta mayor absorción tenga, mejor; es importante que a la hora de frotar lo hagamos con mucha agua, así evitamos microarañazos que acaban por dejar mate las superficies.
• Dos cubos. Uno con agua limpia y el jabón para el lavado y otro que al principio tendrá agua limpia, pero lo usaremos para enjuagar la esponja antes de volver a enjabonarla y acabará muy sucio, incluso tendrás que renovar el agua durante el lavado si la moto está muy sucia.
• Brocha o cepillo para limpiar la cadena de moto y zonas más sucias.
• Bayeta de microfibra para el secado.
• Bolsita de plástico o papel film de cocina y una goma elástica, para tapar la boca del escape.
• Limpia frenos o desengrasante.
• Aceite para la cadena (si tu moto tiene cadena).
Limpiador de contactos.

Trucos en motos para dejarlas limpias: desengrasante, limpia frenos y a la sombra

Y bien, ¿cómo limpiar una moto? Lo ideal para aprender es situarse en un lugar a la sombra. Al sol no sólo es más molesto, también se secará la moto antes de tiempo y los restos de jabón acabarán dañando las superficies. Procura que la moto esté fría para evitar posibles accidentes al tocar zonas que puedan quemarnos. Quita el contacto y guarda la llave, así es más difícil que pueda entrar agua en la cerradura.

Si la moto ya está fría es el momento de tapar la boca del escape para que no entre agua durante el lavado. Con una bolsa de plástico o papel film de cocina y una goma elástica es suficiente, pero si lo buscas puedes encontrar un tapón de goma a medida, lo que agiliza la tarea. Si tu moto tiene caballete o tienes un caballete portátil, úsalo, así la moto no se inclinará hacia un lado y te resultará más fácil limpiarla.

Ya está la moto lista para empezar y ahorrarte el ir a un lavadero de motos. Llega el momento de lanzar el ataque contra la suciedad. Lo primero es empezar por las zonas más sucias: Llantas, cadena, basculante, amortiguador, motor y horquilla. Pulveriza un desengrasante sobre esos puntos. Mi consejo es que utilices limpia frenos, es más caro, pero menos agresivo con la pintura y se retira con mayor facilidad. De hecho, casi desaparece él solo. También puedes utilizar un quitagrasas de cocina, pero ten cuidado dónde cae y dónde pisas porque escurre un montón.

Mantenimiento de motos

Siguientes pasos: hazlo en casa y ahórrate el lavadero de motos

Pulverizas el quitagrasas y lo dejas actuar entre 5 y 10 minutos. En ese tiempo puedes ir llenando los dos cubos de agua, echas jabón en uno de ellos y preparas la esponja. También puedes aprovechar para ir repasando con la brocha o cepillo esas zonas sucias. Si no hace mucho tiempo desde la última vez que te pusiste a lavar la moto no es necesario, pero si ves que ‘ha creado costra’, no hay más remedio que usar cepillo y más desengrasante en esas zonas localizadas.

Llega el momento de realizar el primer aclarado. No te cortes con el agua, pero ten cuidado con las partes más delicadas, como el cuadro de instrumentos, entrada de la admisión, piñas de luces y manetas. En esos puntos puedes echar agua, pero poca.

Ahora sí que nos toca trabajar en serio: estos son los pasos a seguir para aprender cómo limpiar una moto. Mojamos la esponja en el cubo del jabón y, sin escurrirla, empezamos a enjabonar de arriba abajo. Siempre en este sentido porque así la suciedad irá cayendo hacia las zonas que todavía no hemos limpiado y no tendremos que trabajar el doble volviendo a limpiar lo que ya habíamos limpiado y ahora nos ha ensuciado la fuerza de la gravedad. Además, la parte inferior es siempre la más sucia y nos evitamos cambiar el agua de los cubos y enjuagar la esponja más veces. Si cargas bien la esponja de agua será más fácil retirar los mosquitos incrustados en la parte frontal. Un truco es mojar mucho previamente esa parte, dar una pasada con la esponja muy cargada de agua y jabón, seguir con el resto de la moto para que se vayan ablandando y volver luego a rematar esa zona.

Tenemos la moto enjabonada por completo, el siguiente paso es aclarar a fondo. No dejes restos de jabón que al secarse puede dañar la pintura o los plásticos. Una vez aclarada la moto ya parece otra, pero no hemos terminado el proceso de mantenimiento de motos. Si no la secas quedarán restos de las gotas de agua y no lucirá tan bonita.

Último paso de la limpieza y mantenimiento de motos: secar, engrasar la cadena y aplicar limpiador de contactos

Con una bayeta de microfibra secamos toda la moto, también de arriba abajo. Y si quieres un acabado mejor, das una pasada con la microfibra y otra con una bayeta de cuero, pero esto ya es un ‘nivel pro’.

Para terminar, aplica un poco de limpiador de contactos en las piñas de las luces y disponte a engrasar la cadena de moto (si la tuya tiene). Con esto habríamos terminado un lavado básico, pero podríamos seguir profundizando en el ‘nivel pro’ y hablar de descontaminación, pulimentos, ceras, etc. Es decir, entraríamos en el terreno del detailing.
Con esta sencilla guía tu moto rejuvenecerá y hasta te parecerá que tiene un funcionamiento más suave… aunque yo creo que esto último es totalmente subjetivo.

COMPÁRTELO TwitterFacebookGoogle PlusLinkedin

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE...

La primavera está a la vuelta de la esquina y en Direct seguros empezamos a pensar en los viajes en moto. Moverse por las mejores rutas en moto por España es el sueño de todas las moteras y moteros para dar la bienvenida a la primavera como se merece.