COCHES Y PERSONAS

TwitterFacebookGoogle PlusLinkedin

¿Sabes qué pegatina de la DGT le corresponde a tu moto?

Iván Solera, experto en Motor

Las motos y los ciclomotores no se han librado de la clasificación que ha realizado la Dirección General de Tráfico con las pegatinas ecológicas, pero en el caso de los vehículos de dos ruedas esta clasificación no es igual que en los coches.
El objetivo es realizar una discriminación positiva para los vehículos más ecológicos, es decir, favorecer a los que menos contaminan, penalizando, por tanto, a los más contaminantes. De esta forma se quiere conseguir reducir los niveles de contaminación en las grandes ciudades y mejorar la calidad del aire.

Etiquetas DGT para motos

La categorización es la misma que en los coches, cuatro pegatinas DGT (Cero, Eco, C y B) tanto para motos como para ciclomotores. Esta selección hace que más de la mitad de los vehículos de dos ruedas que actualmente hay en España se queden sin este distintivo ambiental. ¿Las consecuencias para los motoristas? Se ven afectados por las restricciones de tráfico a las ciudades como Madrid, donde ya se ha cerrado gran parte del centro urbano a los vehículos sin etiqueta y donde se ha implantado un protocolo de actuación con diferentes escenarios y niveles de restricción para la circulación que se aplica en momentos de alta contaminación.

 

Recordemos que las motos no han sido excepción en este protocolo de contaminación de Madrid y se las contempla igual que a los automóviles. Resulta un tanto curioso, porque si el objetivo es reducir la contaminación, lo lógico es intentar mejorar la fluidez de la circulación y ‘cambiar’ el máximo número de coches por motos, como sucede en muchas capitales europeas con este tipo de restricciones. Puedes averiguar qué pegatina le corresponde a tu moto en la web de la DGT.

Tipos de pegatinas de la DGT para motos y ciclomotores

Etiqueta B

El primer escalón de esta clasificación es la etiqueta B, que se asigna a aquellos vehículos de dos ruedas que cumplen la normativa de emisiones Euro 2. Es decir, hablamos de vehículos de 2003 en adelante, concretamente un 26%.
Todas las motos anteriores a esta fecha no tienen derecho a pegatina de la DGT. Sólo con este corte el 55% del parque móvil español de dos ruedas se queda fuera y no tiene derecho a etiqueta.

Etiqueta C

El siguiente paso es la etiqueta C, que corresponde a los vehículos que cumplen las normativas Euro 3 y Euro 4, vehículos a partir del año 2006 y que significan un 29% del total actual del parque de dos ruedas en España.

Etiqueta Eco

La primera de ‘las buenas’ es la etiqueta Eco y es una muestra clara de cómo se han extrapolado a las motos las características de las etiquetas para coches sin tener en cuenta las peculiaridades de este tipo de vehículos. Esta etiqueta está destinada a vehículos híbridos, híbridos enchufables con una autonomía en modo eléctrico menor a 40 kilómetros y vehículos alimentados por Gas Natural o por GLP.

La paradoja es que no hay motos ni ciclomotores que cumplan ninguno de estos requisitos y es difícil que en un futuro próximo existan. Los motivos son claros, las motos son pequeñas y no pueden cargar con el peso y el volumen que exige una motorización híbrida (dos motores, uno eléctrico y otro de combustión interna) y su desarrollo sería muy costoso, lo que haría imposible comercializar una moto así. El caso del GNC y GLP es algo parecido. Resultaría caro adaptar una moto para su uso y requeriría añadir otro depósito de combustible, tuberías, inyectores, centralita… Mucho peso, mucho volumen y mucho coste para una moto o ciclomotor.

Etiqueta Cero

Por último, está la etiqueta Cero, que se concede a vehículos eléctricos puros, híbridos enchufables con una autonomía eléctrica superior a 40 kilómetros y eléctricos de autonomía extendida. Estamos en un caso muy similar al de la etiqueta Eco, no existen motos ni ciclomotores híbridos enchufables ni eléctricos de autonomía extendida, por lo que en la vida real esta etiqueta sólo afecta a los vehículos de dos ruedas 100% eléctricos.

Se trata de apenas un 1% del parque y está localizado en Madrid y Barcelona. Se supone que este porcentaje aumentará, pero a corto plazo será principalmente gracias a flotas de empresas, renting y motosharing, porque el precio de compra de las motos y ciclomotores eléctricos es muy elevado por el momento y sólo un puñado de particulares se lanzan a comprar este tipo de vehículos.

Pegatinas motos DGT

Dónde comprar las etiquetas DGT para motos

Si tienes moto y ésta no forma parte de ese 55% al que no le corresponde pegatina de la DGT, puedes comprar tu etiqueta ambiental de la DGT en oficinas de Correos. El precio es de 5 euros, igual que las de coche. No olvides pedir el formato de moto, que es más pequeño que el que se ha realizado para coche debido a la menor superficie disponible en las motos.

De momento estas pegatinas sólo son obligatorias para circular por Madrid en episodios de altas contaminación y para entrar en Madrid Central. Esta novedad se ha incluido en la nueva ordenanza municipal de movilidad de la capital en octubre, pero el consistorio da un plazo de seis meses para conseguir las etiquetas, por lo que no pondrá multas hasta abril. En otras ciudades con protocolos de contaminación, como Barcelona, su uso no es obligatorio, pero sí recomendable porque facilita una rápida identificación de los vehículos menos contaminantes.

COMPÁRTELO TwitterFacebookGoogle PlusLinkedin

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE...

Seguro que ya conoces las etiquetas medioambientales de la DGT para coches, esas pegatinas que se colocan en la esquina inferior derecha del parabrisas con diferentes letras que clasifican el vehículo en función de su potencial contaminante. Pues ahora ya no son sólo para coches, la DGT ha realizado esta misma clasificación para motos y ciclomotores, aunque por el momento no es obligatorio llevar el adhesivo en la moto.